miércoles, 15 de agosto de 2012

Pequeñas Colecciones tiene muestra propia !!!


Colección número uno, Mundo Hogar
Durante la inauguración, celebrando la concreción del Proyecto
Reúne a once artistas quienes desde distintas disciplinas, aportan elementos para pensarnos y reconocernos en un mundo que por habitual, es desapercibido. El conjunto de obras de esta colección ofrece un relato posible sobre el hogar, obras que toman el retrato de familia como condición necesaria de este hábitat, “las tareas femeninas” invisibles pero siempre presentes según los estereotipos culturales, el hogar desde el punto de vista de la propiedad, el hogar perdido o arrebatado, el hogar abandonado, los consumos como indicadoresde calidad de vida, los espacios interiores y exteriores y el mundo de los objetos domésticos, como insustituibles portadores de memorias y afectos.


Para saber más sobre la muestra





 
Colección número uno, Mundo Hogar
Según el diccionario (Espasa Calpe, 2005) la palabra hogar tiene tres acepciones: casa o domicilio, vida de familia y lugar donde se hace fuego en las cocinas o en las casas. Pero estas definiciones son insuficientes para abarcar la densidad de sentidos simbólicos y materiales que posee la palabra. Justamente Colección número uno, Mundo Hogar busca dar cuenta de algunas de estas significaciones. 
La perspectiva material se hace presente en las fotografías de MaríaLaura Vázquez, pertenecientes a la serie Doméstica. Electrodomésticos de juguete de los años ‘50,  época de modernización de la vida hogareña, son retratados como mundos en miniatura que recrean la cultura material y social de una época.
Luciana Ortega, con una mirada desencantada, abre el abanico de las sensaciones y los estados de ánimo asociados a  dos de los objetos más paradigmáticos del hogar en la sociedad de consumo. En sus grabados, la televisión aparece como espacio de la insatisfacción, y la heladera, como refugio para satisfacer necesidades que superan ampliamente lo alimentario.
Las fotografías de Paola Sigal desnaturalizan los utensilios de cocina que, a través de un lente macro, pasan a componer paisajes casi abstractos. Curvas y superficies de acero, adquieren una sensualidad que suele pasar inadvertida en lo cotidiano.
La memoria  es el tema de Tesoros de Claudia Schnaider, un objeto o relicario (título de la serie) que guarda botones, cierres metálicos, ganchos y agujas como “joyas” del costurero familiar. La memoria también convoca a Natalia Biasioli y Ornela Tarzia. A través de la pintura collage y una atmósfera onírica y apacible, Biasioli recrea los fragmentos del paisaje de la entrañable casa de la infancia, donde el jardín evoca recuerdos de juegos, comidas compartidas y afectos. En Retratos de Familia de Ornela Tarzia, antiguos platos de loza son el soporte de retratos femeninos. Los rostros de las mujeres dedicadas al mundo del hogar y al rol doméstico, encuentran aquí la visibilidad que la cotidianeidad suele arrebatarles.
A través del collage, Melanie Mahler y Cecilia Bax abordan la imagen de la casa y sus posibles significaciones. La primera para referirse a la comunicación, a los diálogos familiares que quedan grabados en las casas de la infancia, y que se trasladan con uno a la casa propia. Bax por su parte, crea un juego visual entre casa, caja y contenedor.  
Pero el hogar puede ser  también un lugar de conflictos, especialmente para quienes sienten que pueden perderlo e inician juicios por reclamo de propiedad. Ese es el tema de los dibujos de Mara Kraay Caso, inspirados en las luchas que en la actualidad los habitantes de la ciudad de Tilcara mantienen con la municipalidad por el derecho a una vivienda.
Trabajo doméstico del Colectivo Mujeres Públicas, aporta una mirada irónica sobre las tareas cotidianas de la mujer, mediante afiches que intervienen el espacio con dibujos y frases tomadas de canciones y refranes populares. 
El hogar es quien lo habita, parece decir la fotografía de María José D’Amico, la casa con huellas de desperdicios y desorden, habla de abandono y desapego como causas del espacio maltratado.
Mundo Hogar, como título de la colección, recuerda aquella revista de la editorial Haynes (1904- ), exitoso semanario de actualidad destinado a la mujer de clase media. Se lo evoca para rescatar el formato fascículo, que continuará en siguientes ediciones  y, al mismo tiempo, para contrastar los discursos que sobre el hogar circularon en los medios gráficos populares, con los que hoy nos ofrece el arte contemporáneo.
Ana Luz Chieffo


No hay comentarios:

Publicar un comentario