miércoles, 25 de junio de 2014

Un edificio tramposo y engañador

Por Ana Luz Chieffo

La muestra llegó al Planetario, un lugar nuevo para el proyecto Pequeñas Colecciones, elegido por estar destinado a los viajes astronómicos,  por su particular arquitectura y por su programación científica cultural (sala de muestras permanente en el 1º piso y proyecciones y espectáculos). La expectativa era que todas estas características,  aportaran un plus a los viajes propuestos por la muestra de arte Colección número 3, Buen Viaje!

Adaptamos el diseño de montaje a la galería circular y vidriada del 2º piso donde se encuentra el auditorio de  proyecciones, “colgamos” las obras en las paredes interiores de vidrio, ubicamos algunas suspendidas de las escaleras y otras,  las colocamos en  vitrinas cuyas formas y ángulos, acompañan exactamente  las formas y ángulos de las paredes. Esto último se debe a que son parte del  mobiliario original del Planetario ya que fueron diseñadas junto con el edificio. ¡Maravilloso hallazgo!
El montaje ocupa menos de la mitad del anillo y se estructura en tres núcleos temáticos, los viajes personales, los viajes fantásticos/imaginarios,  los viajes públicos y el proyecto Expedición Vía Postal. Con respecto a este último, al igual que en el Jardín Botánico,  ubicamos los 4 álbumes sobre dos mesas.
Una de las particularidades de este montaje, es que las obras están enfrentadas con la vista panorámica que ofrece el Parque Tres de Febrero a través de los grandes ventanales. Sabíamos que la visualización de las obras competiría con el atractivo paisaje exterior. 

Las visitas semanales de los adultos mayores de los Centros de Día, continúan con algunos cambios en virtud de incorporar y adaptarse al nuevo contexto. Incluimos  breve información sobre el edificio (construido en 1966 cuya forma responde al imaginario de la época en cuanto a ovnis y platos voladores se trata y cuya estructura, está  basada en el uso simbólico del triángulo, el círculo y el hexágono)  e ingresamos al auditorio para ver el espectáculo  “Colisiones Cósmicas” (realizado con la nueva tecnología instalada en 2011).   Esto último después de recorrer  las obras de la exposición e interactuar con las postales.
Ya realizado el 1º encuentro podemos decir que Buen Viaje! en el Planetario, sigue siendo una buena experiencia que los adultos mayores valoran y disfrutan (no sólo ellos sino también quienes participamos coordinando las actividades ). Esto quiere decir que pudimos convivir con las escaleras y con la presencia de las escuelas, es decir con su bullicio y movimiento. 


Ahora una realidad distinta son los sábados en las actividades para las familias. El primer sábado fue de observación y  las conclusiones no fueron alentadoras: al finalizar los espectáculos las familias deambulaban desorientadas en la circularidad de la galería en busca de “baños”, ¡algo tan básico pero fundamental! (ante la falta de personal del Planetario, durante un largo rato las educadoras de la muestra funcionamos como orientadoras del baño).  Aquellos que no perseguían los baños tal vez porque ya los habían visitado, se detenían por un buen tiempo frente a los ventanales  a deleitarse y descubrir lo que sucedía afuera (obra de teatro callejero, manteros con sus eclécticas mercaderías, la fuente, los ganzos, los vendedores de choripanes y golosinas  y los astrónomos que invitaban a observar por los telescopios). Realmente un espectáculo en sí mismo!!! El espacio público en su versión más dinámica y variopinta!!! . Luego en la galería, vinieron las vocalizaciones de los actores de la obra teatral “El Principito”, sus pasos apurados por el pasillo y al finalizar la obra teatral… un dispositivo para que el público se fotografiara con los personajes de la obra (paneles transportables con agujeros donde la gente asoma la cabeza).
En los pocos momentos que nos animamos a interactuar con los visitantes que creímos más predispuestos, jóvenes y adultos a quienes presentamos la muestra entregándoles la hoja de sala invitándolos a  recorrerla autónomamente, muy poco logramos. La atención era mínima, apenas unos  segundos, agradecían y se desconectaban.  Quedaba claro que  el Planetario al no ser un lugar de arte, no predispone al visitante a relacionarse con las obras de los artistas. Las 5 escaleras, los extraordinarios ventanales y la circularidad, desorienta a los visitantes, por dónde bajar, por dónde subir… Al comentarlo con Adriana, personal del Planetario, me contesta,  es cierto  es un edificio tramposo y engañador ¡Qué buena definición!

¡¿Qué hacer?! Estuvimos tentadas a renunciar a la empresa educativa pero sabiendo que el nuevo espacio era un desafío, aceptamos seguir en el juego tomando todos los aspectos “desfavorables” para nuestra actividad, para encontrar otros “puntos de entrada u  oportunidades” como dice E. Gurian,  para facilitar el contacto muestra/visitante.
Dibujos realizados por Laura Romano
Decidimos que como la atención y el diálogo se dificulta por el ruido ambiente, reemplazaríamos la propuesta de pistas y preguntas escritas, por otra  básicamente visual (con ésta sólo competiríamos con las vistas de los ventanales). La propuesta/juego consistiría en que  los chicos con sus familias, encuentren en las obras,  las figuras dibujadas en una hoja  y  una vez descubiertas,  las señalen con una marca teniendo en cuenta que algunas no iban a encontrar pues  incluiríamos  algunos objetos para despistar (cepillo de dientes, guitarra)  mencionados en la propuesta interactiva valija... 

Una vez reconocidos los dibujos en las obras, les ofreceríamos elegir uno para armar con esa figura una postal (pegá la figurita en la postal y dibujá el viaje que está haciendo ese personaje/objeto, dónde se encuentra, hacia dónde va,  con quiénes está, qué está haciendo….).




Llegado el siguiente sábado, tímidamente empezamos a ofrecer las hojas con los dibujos y muy pronto se sumaron chicos y familias que iban y venían por la galería observando las obras para encontrar las figuras, leyendo las cartelas, buscando donde apoyar para hacer las marcas en los dibujos. Nos sorprendió advertir que encontraron en las obras, algunos de los dibujos incluidos sólo para despistar, fue el caso del libro (instalación de Sofía Larroca), la cámara de fotos (historieta de Azul Blaseotto) y la birome (libro de visitas). Por otra parte la presencia de adultos y pequeños en actividad, atrajo a otras personas que se sumaron a recorrer la muestra.  Nuestra sensación fue que el espacio circular se estabilizó (dejó de marear) convirtiendo  al visitante en compañero de viaje. 







Fue tranquilizador darnos cuenta que la nueva propuesta funcionó en términos de generar interacción con la muestra,  los chicos observaron las obras, leyeron los nomencladores, conversaron sobre lo que veían, se relacionaron entre sí  y  los adultos, también se interesaron participando del dispositivo valija/experiencia de viajero y observando los álbumes de postales. Ahora sabemos que podemos mejorar la actividad, que tenemos que seguir probándola en un sábado sin partido del Mundial de Fútbol y que cada espacio demanda adaptaciones y propuestas ad hoc. 

Hasta la próxima!!!

PD: Gracias Cooperativa Chilavert Artes Gráficas por las postales para la actividad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario