viernes, 14 de junio de 2013

Una Experiencia Memorable


Por Ana Luz Chieffo




Esa obra me gusta porque hay una pareja de personas mayores de la mano
(La Morticella)
La elegí porque me produce paz
(Benedetti)
Yo la elijo porque es la madre tierra
(Benedetti)
Esta obra me recuerda a Van Gogh cuando pintaba el viento
(Zuñiga)
Esta obra parece un encaje
(Riolfi)
Me gusta porque emana luz
(Gutiérrez)
Es el otoño entrando a la sala
(Alvarez Guardo)
Parece esos adornos que se ponían en los tocados de novia
(Quinteros)
Yo la elegí porque es la flor de la pasionaria, la corona de Cristo
(Anaut)

 
 



Estos comentarios pertenecen a personas mayores, quienes con sus respectivos grupos de Centros de Día, visitaron Botánica Ilustrada en la Casa Thays del Jardín Botánico durante el mes de mayo/junio.
Aproximadamente 100 personas mayores recorrieron la muestra eligiendo la obra que más le gustaba, gente que habitualmente no frecuenta exhibiciones de arte. Muy pocos conocían el Jardín Botánico y nadie había ingresado a la Casa Thays, un público por demás interesante a quienes había que ofrecerles una experiencia estética gratificante en una mañana que se tornara particular.
Como dice la directora de educación del Stedelijk Museum de Amsterdam*, poco a poco la confusión inicial de las personas mayores fue convirtiéndose en curiosidad. Este cambio de actitud se evidenciaba en sus comentarios, que breves al principio, fueron haciéndose cada vez más largos en la medida que ganaban confianza para opinar sobre lo que veían y sentían. Algunos ya habiendo expresado su propio punto de vista, animaban a los más tímidos a "presentar su obra".
Lentamente de acuerdo al ritmo grupal, en ocasiones acompañados por sillas, fuimos acercándonos a las distintas obras, conversando acerca de las sensaciones, las ideas y los recuerdos que les despertaban las imágenes. Progresivamente éstos se relacionaban con información acerca del artista, con su proceso de trabajo y con la vida cotidiana. Se dieron charlas donde la obra se vinculó con las experiencias vividas en los talleres de arte del Centro de Día. Inclusive también hubo ocasiones donde se relacionó el efecto visual con cuestiones formales, como el juego entre figura y fondo, la calidad de la pincelada o el trazo y el cambio perceptivo en relación a la distancia de observación.
Ya cuando todos habían mostrado "su obra" (o al menos todos los que quisieron hacerlo), el grupo era invitado a una sorpresa, a ser parte de una obra de arte. Los esperaba la mesa preparada y las sillas donde encontrar el descanso que a esa altura se tornaba necesario.
Siguiendo la propuesta de la artista F. Fernández Frank, se conectaron con sus sueños y armaron con ellos sus germinaciones. Momento introspectivo pero también animado, mientras se conversaba sobre los pasos a seguir con los materiales, circulaban las semillas, los lápices y también los sueños…A medida que iban terminando, cada uno presentaba "su sueño germinación" que a partir de ese momento, pasaba a formar parte de la colección. Entre los sueños, se escucharon:
 
Ver crecer a mi familia
Vivir cerca del mar
Tener mi casa propia
Ver a mis nietos felices
Tener una casa en el campo
Vivir en paz
Seguir acompañada de amigos



Habiendo recuperado energías, salíamos de la Casa para visitar Jardín Infinito (Cátedra Madanes), la única obra de la exhibición en el espacio abierto y exterior y luego el Invernáculo Histórico (1890). También hubo ocasiones, de acuerdo al entusiasmo, de ir a una de las fuentes, detenerse en el Monumento Meteorológico (1911) y llegar al cultivo de la yerba mate, ¡qué sorpresa encontrarse que la yerba mate es un árbol y no un pequeño arbusto!, ¡cuántas palabras de satisfacción despertaba el paisaje del Jardín Botánico!
Para terminar, un poco cansados pero contentos por todo lo realizado, proponíamos la foto grupal que evoca las tradicionales salidas estudiantiles, como una manera de cerrar y celebrar los momentos vividos. Ya de vuelta al Centro de Día en los días siguientes, a través de facebook, podrán ver todas las fotos que testimonian la experiencia compartida.
Estas intensas y maravillosas mañanas se produjeron gracias al trabajo articulado entre el Programa de Inclusión Cultural, Centros de Día, el Jardín Botánico y el Proyecto Pequeñas Colecciones.

Para ver más fotos de las actividades: facebook.com/pcolecciones

*Rixt Hulshoff Pol (Directora de Educación del Stedelijk Museum, Amsterdam)

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La percepción de la noche en la vejez y su resignificación a través del arte

Ana Luz Chieffo No se aparta uno del mundo de modo más seguro que mediante el arte, y no se liga uno con él de modo más seguro que medi...